La magia del prana o energía vital

La mayoría de las personas utilizan solamente una parte de su capacidad pulmonar, presentan los hombros caidos, sienten un dolor producido por la tension en la parte alta de la espalda y en el cuello, padecen de falta de oxígeno y se cansan con facilidad.

Normalmente, respiramos sin esfuerzo aparente 18 veces/minuto, 25920 veces al dia. Cuanto más aire exhalamos, más aire podemos inspirar (la capacidad vital se puede medir con un instrumento, se llama espirómetro).

Aumentar la capacidad vital es el propósito de toda disciplina respiratoria.

Existen tres tipos básicos de respiración:

  • Respiración clavicular.
    La más superficial y la peor de todas, durante la inspiración se levantan los hombros y las clavículas se levantan mientras se contrae el abdomen, por ello, resulta ser un gran esfuerzo para obtener sólo un poco de aire.
  • Respiración intercostal.
    Se lleva a cabo con los músculos de las costillas que expanden la caja torácica, resulta incompleta.
  • Respiración abdominal.
    Es la mejor, lleva el aire a la parte más baja y ancha de los pulmones. La respiración resulta lenta y profunda y se usa de manera adecuada el diafragma, pero ninguno de las tres es completa.

LA RESPIRACIÓN COMPLETA YÓGUICA COMBINA LAS TRES

Pranayama La magia del prana o energía vital

Comienza con la inspiración profunda a través de las zonas abdominal, intercostal y clavicular.

Es imprescindible mantener una respiración y ahí está la concentración” dharana”, es el comienzo del PRANAYAMA (control correcto de la respiración).

Es importante saber:

  • Que a través de la práctica del yoga los alumnos comienzan a aprender la dinámica de la respiración; cómo igualar la inhalación y la exalación y cómo sincronizar el movimiento con la respiración.
  • En general, cuando practicas series de hatha yoga con asiduidad, el organismo se enriquece y se ajustan todas las energías.
  • La respiración es una herramienta con la que se puede explorar la realidad de uno mismo, y no sólo del cuerpo y de la mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Doce + 2 =